EL FONDO DEL ABISMO Y LA BÚSQUEDA DE LA LIBERACIÓN. Por María Angélica Milla.

A más de 100 días de cuarentena, aparentemente,  somos de los que más hemos estado sometidos en tiempo  a esa pérdida de la libertad, hoy, experimentamos como nación,  un panorama de corrupción, desolación, hambre, desesperación y muerte. Ya todos perdimos a un conocido, un colega, un amigo y un familiar, ya todos vivimos escasez monetaria, acoso por parte de nuestro acreedores, prestamistas, caseros, pulperos, ya algunos no tienen donde vivir ni comer, compartimos como sociedad, la ansiedad por la incertidumbre y cuando me refiero a la colectividad social, me refiero a todos aquellos que vivimos de nuestro trabajo diario, el cual seguramente, tampoco ya existe. Lamentablemente este virus, ha sido lo único que ha venido a generar equidad en este país, afecta a todos en su cuerpo, pero, no todos pueden ser atendidos en condiciones dignas en el proceso de su enfermedad. Eso, duele. Abismalmente.

Esta situación de salud logró otra cosa, sacó la verdad a relucir, a todo nivel. En lo personal, le enseñó a cada uno su realidad particular y de sus relaciones, no todos lo entendieron y siguen viviendo en su miseria; pero quien lo entendió, se ha convertido en una mejor de sí mismo, adaptado a una nueva realidad.

A nivel de comunidad, se reveló la capacidad (o debería decir, incapacidad) de resolución ante una emergencia, la ausencia evidente  de meritocracia en posiciones de decisión con la correspondiente arrogancia de no pedir ayuda a quien sabe, pero , sobre todo, el sometimiento total a un gobierno que representa el siguiente y más elevado nivel.

Permítame estimado lector, usar las analogías para poder explicar lo nefasto que ha sido el comportamiento de este último nivel sobre nuestras vidas, así es,  la suya y la mía.

 Yo insisto en comparar a Honduras con una familia, el padre es el ejecutivo y la madre es el  poder judicial, en medio, tenemos la familia extendida, el congreso nacional, que opina, se mete y contribuye al desarrollo de la misma, no siempre con buen suceso y a veces ni buenas intenciones. El padre tiene roles definidos y destacan el de protector que brinda cohesión y seguridad a la familia a través de su autoridad, respetando normas y haciéndolas cumplir, el padre se convierte en un modelo para los hijos ya que tiene una visión clara de lo que desea para su familia. Cuando un padre no cumple con su rol, por la razón que sea, caemos en negligencia emocional y esta se verá reflejada en muchas conductas no deseadas en la familia, destacándose la sensación de vacío interior y exterior, sentirse abrumado sin claridad de propósito, pero, sobre todo  se sentirá rechazado y sin valía, será un discapacitado  emocional.

Con ese contexto en mente y haciendo un análisis de lo que hemos vivido, no hay que ser un  intelectual para darse cuenta que ninguno de los roles se han cumplido y hoy por hoy, la nación está en una situación de desamparo y desesperanza total, solo comparable a una escenario trans guerra sin haberse disparado un solo tiro, pero con muchas fatalidades en curso. 

La persona que ocupa la silla presidencial desde hace mucho dejó de ser un padre idóneo o al menos fundamental. Es totalmente incoherente en sus acciones y para muestra un botón: al inicio de la pandemia dijo “prepárense para lo peor”, ningún padre competente le dice eso a sus hijos,  luego en su última aparición post Covid dijo, “¿quién dijo miedo?” explíqueme por favor esa bipolaridad, yo como médico, no la entiendo.  Estamos en presencia de un padre disfuncional lo cual hace que sea un abusador repetitivo  que se manifiesta con  un ambiente de caos, inseguridad,  completamente tóxico, lo cual se exterioriza en una conducta hermética, cerrada y regida por una lógica que es puro veneno. 

Usted querido lector, ¿qué solución JUSTA Y LÓGICA  le daría a el problema de un padre que está abusando sistemáticamente de su familia? Lo dejo pensando, yo tengo mi propia respuesta.

María Angélica Milla

2 comentarios en “EL FONDO DEL ABISMO Y LA BÚSQUEDA DE LA LIBERACIÓN. Por María Angélica Milla.

  • el 6 de julio de 2020 a las 11:00 AM
    Permalink

    Y de paso este su padre esta tan endeudado con los bancos y chupa todos los dias y se droga y de paso es un mitomano empedernido me pregunto a ¿donde conduciria a la familia?

    Respuesta
  • el 6 de julio de 2020 a las 1:05 PM
    Permalink

    Muy bien explicado y muy certero!!!!

    Respuesta

Deja un comentario