¿Es Honduras y su política el verdadero problema? Por Dulce María Ham.

0
315

Puedo decir con firmeza y sin pensarlo dos veces que no, ese no es nuestro problema. Sabemos que la política ha sido la vía de la gente CORRUPTA, llena de ambición de poder y con falta de amor por nuestro país, para robar. Tenemos a los culpables de nuestra situación ocupando los puestos claves y nos han mentalizado con su violencia sutil (y no tan sutil) que ellos son mayoría y que la realidad que ellos crearon para Honduras, es el único camino por seguir. Nos han hecho pensar que esta situación ya no la cambia nadie, que estamos solos en esto, que no tenemos voz y que, si todo está perdido, no deberíamos luchar para cambiarlo.

Nos han hecho creer que si protestamos en la calle por nuestro país, somos unos locos; cuando la locura es su hipocresía y cinismo al ser los primeros que aplauden y mandan sus oraciones cuando otros países y su gente hacen protestas pacíficas por derechos básicos como educación, salud y DDHH, mientras ELLOS nos los han negado estos mismos.

Mienten. Así como han venido mintiendo por años y van a seguir mintiendo si se los permitimos. Ellos actúan como que Honduras es de un grupito y solo ahí puedo darles la razón. Honduras SI está secuestrada por un grupito y su ambición y hemos permitido esta situación por más tiempo del que debimos.

Honduras es NUESTRA; es de ese estudiante que quiere salir adelante, de ese emprendedor que busca innovar, de ese maestro que no pierde la esperanza que está educando a nuestros futuros líderes, de esa pareja iniciando su familia en su tierra, de ese profesional regresando a nuestro país para aportar, de ese hondureño que aspirar ocupar un cargo de elección pública, de ese campesino, de ese artista, de ese empresario, tuya, mía.. de cada uno de nosotros y es ese nuestro punto de reflexión.

Paremos de ser sus cómplices. Nuestra comodidad, indiferencia y división como sociedad han sido un elemento vital para que esos delincuentes sigan en el poder. (Bien) Nosotros también somos culpables en esta historia, pero podemos PARAR de serlo. INVOLUCRANDONOS.BASTA de elegir por tradición, debemos empezar a elegir gente íntegra que nos represente con sus propuestas e ideas, que tengan visión para liderar un país con recursos extraordinarios y cultura única. Mostrar nuestro patriotismo siendo coherentes en nuestra lucha. No solo ser el típico revolucionario idealista, de esos que se esconden tras una pantalla y sus únicas armas son palabras que no terminan en acciones.

Claro, debemos ser pro superación de todos, tener claro que el bien común es necesario para tener una mejor calidad de vida para todos, que realicen su trabajo con honestidad, que pongan en alto el nombre de Honduras y busquen mejorar la sociedad; pero para esto necesitamos que nuestra gente despierte, que APOYE las luchas en la calle, que no tengan miedo de elevar su VOZ, que estén dispuestos a arrebatar los puestos a los líderes corruptos en la política. Necesitamos que las Fuerzas Armadas regresen a ser lo que fueron, profesionales y apolíticos. No podemos dejar que sigan manchando nuestra bandera, debemos trabajar para que ocupar una presidencia o una diputación vuelva ser un honor y que deje de ser el chiste que crearon para que su circo de robo, dictadura, narcotráfico y violencia les siga funcionando a la perfección como hasta ahora porque lo que han venido creando suciamente durante años les ha dado frutos: poder ilimitado y una sociedad mansa/pasiva.

PAREMOS de ser apolíticos, ese típico hondureño que no está en contra de nada ni a favor de algo porque tiene la idea que nada les afecta. Independientemente cual ideología nos represente, todas las decisiones que toman los políticos, nos impactan y no podemos seguir dándonos el lujo de quedarnos callados ante injusticias que se han arrastrado durante años y nos tienen ahogados.

Debemos ser una oposición democrática y unida ante los delincuentes que han secuestrado nuestro país durante los últimos gobiernos; tomar parte activa en los tema de claves de país, es nuestra forma más pura de mostrar patriotismo. No pido que seamos anti Juan Hernández, Anti Mel Zelaya, anti Partido Nacional, anti Partido Libre, Anti Partido Liberal. Pido que seamos PRO Honduras, que lo que nuestra historia y sangre unieron no lo vuelvan a separar jamás MALOS hondureños. ¡No permitamos que nos sigan convirtiendo en enemigos bajo una misma bandera porque merecemos más, nuestro país merece más!