Una nueva raza de políticos. Por Gisele Coto.

0
199

Cuando mencionamos la palabra Política y peor aún políticos, comienza la discusión y muchos adjetivos calificativos para estas palabras. Política según concepto general, es la ciencia de la gobernación de un Estado o Nación, este término fue utilizado por Aristóteles, cuando escribió su obra llamada ‘’Política”, proviene de la palabra griega polis, aludiendo a las ciudades griegas que formaban los estados.

Políticos según el diccionario de la Real Academia Española es: ”Actividad de quienes rigen o aspiran a cargos públicos”.

La realidad es otra, aunque ciertos aspectos se cumplen, la finalidad de participar en política es el de obtener el poder a través de los partidos políticos o de manera independiente; lo que ha sido cuestionado por décadas, ya que cuando se obtiene el poder, algunos políticos cambian el discurso que se dio en campaña y muchos se alejan de los ciudadanos. Esto puede pasar por varias razones :1. Por no rendir cuentas y ser cuestionados al ojo público 2. Ser Corrupto.

El Cansancio y la indignación.

El ciudadano común y corriente va perdiendo la fé en el sistema político actual, no solo en los partidos políticos, también en el proceso electoral. En Honduras hay una indignación, al ver como políticos robaron millones de lempiras de sistemas tan sagrados en un país como son, la educación y la salud. La gente está cansada de la clase política y meten en el saco a todos; los pocos rescatables se van en  la marea de insultos, porque creen que tarde o temprano caerán en lo mismo. Cada día nos sorprenden con más casos de corrupción e ineptitud, que peligrosamente, nos parece normal.

¡Los buenos somos más!

Desde niña me involucre en política y sentí esa adrenalina de las campañas electorales, así como el servir a cuanta persona necesitara nuestra ayuda para llevarla a votar y explicarle el proceso en los centros de votación. Eso me lo inculcó mi abuela, quien nunca tuvo ni se benefició de un cargo político; tampoco yo, pero desde que pude ejercer el sufragio, sabía que debía defender los procesos electorales y velar porque se hicieran de una manera transparente. Aquel que no ha estado en una mesa electoral no sabe que el representante del partido político, tiene los destinos de muchas personas en sus manos. Eso no lo enseñan en los libros de ciencias políticas, es por eso que para hacer reformas electorales deben involucrarse todos los que han sido actores en esos procesos, así como los que no y  que quieran cambios. Sí hay buenos políticos, pero están en peligro de extinción, porque ahora el ser honrado es ser tonto, eso es lo que debemos de cambiar. También existe una nueva masa de votantes, que serán los próximos políticos y que tienen ganas de servir, que es realmente de lo que se trata la política.

La política cambió.

Debido a todos los tropiezos y hartazgo de la clase política, muchos han perdido interés y confianza, los jóvenes y ciudadanos sin partido político, están pensando no participar, pero al mismo tiempo, denuncian en redes su descontento, ¿entonces qué hacer?

Debemos crear una nueva raza de políticos, con todos los nuevos votantes y con gente de experiencia, que no ha tenido oportunidad por sus valores y rectitud. No se trata de desechar, porque con la experiencia de personas con camino recorrido, que saben identificar a lobos vestidos con piel de oveja, pueden reforzar partidos políticos existentes, pero sacando la maleza y podredumbre de los mismos. Debemos buscar liderazgos comprometidos con el país y que amarren los pies bien sobre la tierra, así mismo nuevos partidos, pero que no se conviertan en los tan temidos ”de maletín”.

Hace tiempo un político me dijo ,cuando le conté lo que hacía en la organización sin fines de lucro en que trabajaba, me dijo: ¿Usted dónde cree que se hace mayor incidencia al país en las organizaciones o en la política? yo le contesté muy segura, de las dos formas y me dijo no, en la política se hacen los cambios más determinantes en un país, incluso apoyando o no a las organizaciones sin fines de lucro. Me quedé pensando, es cierto nos quejamos de los políticos pero no nos involucramos en política y lastimosamente es ahí donde se juegan los destinos de la nación. Entonces ¿por qué no somos esa nueva raza de políticos, que saque a todo lo malo, inepto y corrupto que hay?. No sigamos añorando a un Bukele, en Honduras hay buenos hombres y mujeres que puedan llenar esos zapatos, solo se debe reunir la gente correcta. dejemos de ver los toros desde la barrera, es un sacrificio sí, pero ¿no vale ese sacrificio la Honduras que queremos para nuestros hijos?

Termino con una frase muy poderosa: ‘’Todos tienen en su haber un discurso capaz de cambiar al mundo” John F. Kennedy

Facebook Comments