Lo que no nos han contado. Editorial lunes 24 de junio, 2019.

0
551

Cuando el telón caiga sobre los hechos que han ocurrido y siguen sucediendo en el ambiente corrupto de la pudrición dictatorial, descubriremos eventos llenos de excesos y una criminalidad galopante que no deja envidia alguna al mejor de los narcos o a aquellos que les cae el poder de la nada y como caballos desbocados, salvajemente galopan contra todo.

Honduras ha sido asaltada. No existe otra manera de describirlo.

Uno de los casos ejemplares que encontraremos cuando sepamos lo que no nos han contado, es la mujer del dictador y su círculo, que deja como una mera aprendiz a aquella que guarda ya prisión y cuyo nombre de flor no le ayuda para perfumar su salida. No será extraño que esta Eva Braun caiga primero, la evidencia y desfachatez es tal, que podrá quizás cubrir alguna cosas, pero será imposible cubrirlo todo. Otro de los puntos débiles  es que las acciones de esta persona es totalmente opuesto el origen de su nombre con transliteración sefardí que implica bondad, compasión, llena de gracia; las acciones de esta mujer tiene como consecuencia el fundamento real que ella no es querida y esa es mala combinación. Los actos frívolos de esta señora, dejará al pueblo sorprendido por sus abusos.

Otra evento que está por suceder (lo estaremos abordando en este diario en diferentes reportajes), es la ineludible partida de un hombre que por años ha tenido bajo su control las fuerzas del orden y aquellas que supuestamente deben de proveernos con la seguridad. Una de las razones principales del fracaso de lo que en un momento fue una de las banderas de mayor esperanza de este gobernante, se debe a que iremos descubriendo que muchos de los recursos y logística que deberían haber sido puestas al servicio del pueblo, han sido utilizadas con la finalidad de convertir un cartel para el manejo de actos delictivos y establecer una ruta impune del tráfico de estupefacientes. Cuando este individuo finalmente sea llevado al norte, el dictador no tendrá espacio alguno de maniobra, su trama habrá quedado en descubierto, pues un puesto tan importante dentro del gabinete estratégico del gobierno y del consejo nacional de defensa y seguridad, en manos del hampa, salpica de forma absoluta, la cara principal que dirige dicho cuerpo inconstitucional y después que eso ocurra, también será catalogado como un consejo criminal.

Estos grandes actos de corrupción son sombrías a infinitos otros eventos de enriquecimiento ilícito, realizados por miles de personas dentro del engranaje del gobierno de la dictadura, basta ver quienes han comprado lujosos vehículos, apartamentos, oficinas en las alturas y otros bienes materiales, que bajo el salario de ingresos de normales de cualquier funcionario público, serían inalcanzables. En cosa de diez años, nuevos millonarios han salido de la nada, sin tener en sus haberes ningún crédito ni mérito, más que haber tenido la bendición del dictador y las arcas abiertas del estado.

El desfile será enorme (más que esas marchas pagadas ”por la paz”, pero en muchos casos, con los mismos personajes) cada uno de ellos caminarán tarde o temprano, por el tablón de la embarcación de un gobierno que comienza a hundirse rápidamente. El hombre los verá a cada uno de estos delincuentes, saltar al vacío, pues todos serán entregados con el objetivo preciso de conservar su estadía en la silla, aunque sea por unos días más.

Estos son los capítulos finales de una obra que nació mal; sin embargo no se irán sin lucha, tienen en su arsenal una salida aliada, el nuevo código penal. Un engendro hecho a la medida de los corruptos en una nefasta diarrea legislativa realizada 24 horas antes de terminar el congreso del período del 2014-2018, con diputados implicados en múltiples casos de corrupción. Corruptos legislando, ¡así de “grande” han convertido a nuestra patria!

Es fundamental que la ciudadanía comprenda la importancia de detener la entrada en vigencia del código penal en noviembre de este año. Para tal efecto debemos realizar acciones ciudadanas cuyo objetivo principal sea específicamente evitarlo, pues de no lograr ese objetivo, los ciudadanos en protesta y aquellos que escribimos estas líneas, nos convertiremos de forma ipso facto en delincuentes y estaremos calentando las cárceles mucho antes y por más tiempo,  que los corruptos.

Debemos mantenernos en lucha ciudadana en las calles, en protesta pacífica pero contundente. Lo que no nos han contado es verdaderamente pavoroso y el dictador con su mafia, buscan con impaciencia la llegada del mes de noviembre, para con arma en mano del nuevo código penal, callarnos para siempre y permanecer en impunidad. No lo permitamos.

Facebook Comments