JUAN HERNÁDEZ, EL PN Y LAS REDES CRIMINALES Por. Abog. Octavio Pineda Espinoza

0
544

No hay duda que nuestro país se encuentra en el peor momento de su historia, convulsionado por la violencia, inundado por la corrupción y la impunidad, traicionado por la mayoría de la clase política, dividido por los extremos nefastos, la izquierda radical por un lado, la derecha recalcitrante por el otro, falto de liderazgos reales, desheredado de mejor suerte tras diez años de administraciones del PN en donde su figura central ha sido Juan Hernández, ya sea desde el Congreso Nacional donde fue Secretario de la Junta Directiva después de ser diputado ilegal e inconstitucionalmente al ser una pariente suya, magistrada de la Corte Suprema de Justicia y luego su Presidente, desde donde preparó meticulosamente su asalto a la primera magistratura de la nación y la nefasta e inconstitucional reelección.

La enredada madeja de la corrupción oficial manejada, según han declarado varios imputados, desde Casa Presidencial denominada como Pandora, en donde han sido señalados también, miembros de otros partidos de oposición como Libre e incluyendo el mío, el Partido Liberal, es una muestra más de los largos tentáculos de este flagelo, que como un cáncer irremisible se ha instalado en las estructuras de poder del país y ha podrido todos los sectores, no olvidemos que la corrupción se ha trabado aparte de en las instituciones estatales en una parte de la empresa privada, en parte de la Policía y en parte de las Fuerzas Armadas, lo cual ha llevado a nuestra sociedad a una debacle peligrosa para la democracia en Honduras, país con un 68% de pobreza general y un 47% de pobreza extrema, que ha llevado a los ciudadanos como resultado de todos los actos de corrupción, a perder su fe en el sistema y hasta en las instituciones más veneradas de la sociedad.

Mientras el manejador del Ejecutivo utiliza y manipula a la prensa, de una forma sin precedentes en nuestra vida democrática, sacando Comunicados, minimizando las capturas de sus funcionarios o de aquellos que ha apoyado a través de los años para que lleguen a los cargos oficiales más altos, de diputados de su partido, de sus amigos personales y políticos e incluso de dos de sus hermanos, Hilda y Tony a quienes incrustó en las líneas del poder en el Congreso y en el Poder Ejecutivo, el pueblo hondureño ha despertado y a través de las redes sociales, las cuales todavía no ha podido dominar JOH, se informa, se expresa y se manifiesta de manera creciente por su salida pronta del poder como el camino para empezar a curar las heridas hechas al pueblo hondureño por su conducta criminal, por su ejercicio despótico y tiránico del gobierno y por su cada vez más evidente relación con los casos en los que sus campañas políticas del 2013 y 2017 fueron financiadas ilegalmente con fondos de diversas instituciones del Estado, el IHSS, el INE, INFOP, la SAG y otros.

El PN está frente a una decisión que definirá su futuro por muchos años, una decisión que tiene que ver con todos aquellos nacionalistas que son honrados, buenos ciudadanos, buenos hondureños y buenos nacionalistas, es el momento de tomar la antorcha y pronunciar el verbo, el momento de un mea culpa, el momento de lavarle la cara sucia a su partido y a sus dos y medio administraciones, el momento de despertar y darse cuenta, que han sido llevados al borde del precipicio por un individuo sin escrúpulos, capaz de hacer como él mismo lo dice, lo que tenga que hacer para aferrarse al poder, eso incluye destruir a su partido, entregar a sus adláteres e incluso a sus familiares con tal de salvar su propio pellejo, una persona enferma de poder absoluto sabiendo que el poder absoluto, corrompe absolutamente.

Las acusaciones y señalamientos no vienen de los partidos de oposición, ni de enemigos políticos, vienen de sus propios funcionarios, de sus propios empleados, de personas de su confianza que han sido sus colaboradores en esta defraudación que aparentemente ha existido por muchos años ya, y que ha tenido como corolario, la llegada al poder y la intención hecha realidad, de mantenerse en el mismo más allá de los términos legales y constitucionales, han venido de personajes procesados en juzgados en los Estados Unidos, básicamente Nueva York y la Florida y algunos en los juzgados en Honduras como producto de los esfuerzos hechos por la MACCIH y la UFECIC conjuntamente con el Ministerio Público y el CNA.

Ha llegado el momento de tomar medidas heroicas amigos nacionalistas, mi llamado respetuoso para que salvemos la Patria, para que reconstruyamos nuestro sistema democrático, republicano y representativo, mi llamado para que salven a su partido y a su país de la tiranía, del crimen organizado y del uso indebido del poder para enriquecerse inadecuadamente y para acallar la voz del pueblo, que es la voz de Dios.

 

(*)Catedrático Universitario. Secretario General del Partido Liberal de Honduras.

Facebook Comments