Honduras el país de las bananas, la coca y la corrupción.

0
428

Honduras un país con playas hermosas e increíbles seres humanos, un país que cada mañana se levanta tempranito para preparar las Baleadas, el cafecito y espera a que el día le salga bien.

Históricamente Honduras se hundió en corrupción desde sus inicios, ha sido un país que respira corrupción, en los tiempos antiguos la corrupción venía desde los españoles que vorazmente nos conquistaron y engañaron entregando espejos en lugar de oro.

Pero el narcotráfico no fue acostumbrado hasta los 70’s cuando la cocaína se puso de moda en el mundo, Honduras comenzó su primera etapa de narcotráfico con los Estadounidenses que metían droga a Honduras y está se vendía en discotecas y comercios de las principales ciudades.

Ramón Matta Ballesteros fue el primer criminal que Honduras cultivó, ni más ni menos que un contacto directo del fallecido narcotraficante Pablo Escobar Gaviria. Ballesteros introdujo grandes cantidades de cocaína a tal punto que los Estados Unidos tuvieron que reforzar sus satiles y su inteligencia. En Honduras no se vendía, se transportaba… Honduras fue un puerto de la cocaína con Pablo Escobar y Mata Ballesteros y Nicaragua también fue parte de este negocio.

Cuando Ramón Matta Ballesteros cae y es extraditado parecía que el ciclo de qué Honduras era un país de la coca había terminado. Sin embargo nos remontamos al año 2018 donde el hermano del presidente fue arrestado en Miami por vínculos con el narcotráfico. Está situación nos hace pensar realmente en el bienestar de todos los Hondureños ¿Te imaginas cuánta sangre tiene Tony Hernández en sus manos? ¿Qué acaso nuestra policía es tan mediocre que no pudo agarrar al mismo hermano del presidente? estás preguntas realmente se contestan solas.

Con Ramón las autoridades locales lo persiguieron no lo protegieron, pero al hermano del presidente lo protegían, lo cuidaban y hacían negocios con el. Esto nos deja un claro ejemplo de cómo cumplir el sueño de Pablo Escobar Gaviria, este narcotraficante que juro ser un simple empresario pero que acabó con la vida de cientos de personas en Colombia y atemorizó al mundo entero.

Las bananas dejaron de ser nuestro primer producto bruto y nuestro producto estrella de exportación, ahora nos dedicamos a la cocaína y a la corrupción. Cada policía honesto que ha tocado suelo Hondureño conoce el poder que gobierno tiene, cada político y diputado sabe cómo se hacen las movidas y se le exprime el jugo a Honduras. Honduras es el país número 29 en los países más corruptos.

Si la vida fuera tan fácil y bonita como la pinta el indómito usurpador nuestros compatriotas no se irían de Honduras, si la vida mejor estuviera en Honduras no ocupariamos lugares tan penosos en materia de narcotráfico. Si Honduras estuviera cambiando el país realmente estaría empujando para el mismo lado.

Facebook Comments