Niña a quien mortero le explotó en la boca no volverá a hablar

0
276

Tegucigalpa.

Hasta este martes son nueve los niños que han resultado afectados por la quema de pólvora, en la temporada navideña de este año.

Las edades de los menores oscilan entre los cinco y 15 años, algunos son originarios de la zona sur del país y otros de la zona central.

El caso más reciente es el de una niña de cinco años, quien a tan corta edad podría no volver a hablar debido a las severas quemaduras en su boca.

“La pequeña prácticamente, tiene la lengua y el techo del paladar destruidos”, lamentó el director del Hospital de Niños Quemados (Fundaniquem), Omar Mejía.

La niña es originaria del departamento de Nacaome, Valle.

Otros casos

Un niño de 13 años que reside en el municipio de El Triunfo resultó quemado por una explosión. Dijo que unos amigos le regalaron un explosivo, el cual le estalló en su mano derecha.

El menor fue llevado de emergencia al Hospital del Sur y sometido a una cirugía para salvarle dos dedos.

La semana pasada en el municipio de Marcovia, Choluteca un menor resultó afectado. La víctima fue atendida en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Otro niño de 12 años de Choluteca llegó con la mano destruida por la explosión de un mortero, lo que lo deja con una discapacidad de por vida.

Mientras que otro menor que vive en la residencial Honduras de Tegucigalpa ingresó al hospital con la mano quemada.

Las multas para los padres de niños quemados en la capital son de entre 1,000 y 5,000 lempiras.

Facebook Comments